Qué se sabe de Guacamaya, el cibergrupo clandestino que reveló los problemas de salud de AMLO y ha robado secretos a varios de países de América Latina

El Salvador, Colombia, Perú, Chile y ahora México….

La Secretaría de Defensa Nacional de México (Sedena) ha sido su última víctima. El cibergrupo clandestino Guacamaya obtuvo comunicaciones e informes clasificados, publicados este jueves por el portal de noticias Latinus, en los que se desvelan problemas de salud del presidente Andrés Manuel López Obrador desconocidos hasta ahora por los mexicanos y otros polémicos aspectos de su gestión y del papel de las Fuerzas Armadas en su país.

Guacamaya se ha especializado en sustraer informaciones de los organismos oficiales de Defensa de países latinoamericanos y difundirlos, lo que ha provocado notables escándalos y los ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para los gobiernos de la región.

Cómo actúa Guacamaya y por qué

López Obrador calificó a los ciberpiratas de Guacamaya como «gente muy especializada» y dijo que aprovecharon que se estaba llevando a cabo un cambio en el sistema de información del Ejército para apropiarse del material.

Guacamaya resumió su actividad en un comunicado: «Filtramos sistemas militares y policiales de México, Perú, El Salvador, Chile, Colombia y entregamos esto a quienes legitimamente hagan lo que puedan con estas informaciones».

El grupo ha atacado también a grandes corporaciones mineras que actúan en la región y acusa a los cuerpos de seguridad de ser «la garantía de la dominación del imperialismo norteamericano» y de «la presencia extractivista del norte global» en la «mal llamada América», a la que el grupo se refiere como Abya Yala, un viejo topónimo indígena.

En un comunicado colgado en la página web Enlace Hacktivista, el grupo condena el dominio colonial iniciado con la conquista española de América, que considera prolongado por Estados Unidos, y se manifiesta contra el capitalismo global por sus efectos sociales y medioambientales. «Nuestra Pachamama, madre de la que venimos, se ha visto contaminada, agotada, extraída, expoliada y, en definitiva, violada», aseguran.

Para ellos, militares y policías son las «fuerzas represivas» que aseguran que las grandes empresas puedan lleva a cabo la explotación de los recursos naturales y el deterioro de la naturaleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *