Así es el fármaco experimental que promete frenar el alzhéimer

Dos farmacéuticas ganan miles de millones en Bolsa tras asegurar, sin datos suficientes, que lecanemab reduce un 27% el deterioro cognitivo asociado a la dolencia. Su efecto es tan leve que muchos pacientes no lo notan

Desde hace unos días, el neurólogo Juan Fortea tiene cada vez más pacientes que le piden “ese nuevo fármaco contra el alzhéimer”. El médico trabaja en el hospital Sant Pau de Barcelona, uno de los 12 centros españoles que han participado en un gran ensayo clínico internacional con el medicamento experimental lecanemab. Los resultados, aún preliminares, apuntan a que reduce un 27% el deterioro cognitivo de personas con alzhéimer temprano, según Eisai y Biogen, las dos compañías que lo han desarrollado. Este anuncio se ha hecho por nota de prensa y sin ningún tipo de revisión de expertos independientes. Las dos empresas se han disparado en Bolsa, pero por ahora no se sabe si lecanemab realmente tiene algún beneficio para los enfermos.

Fortea no esconde su impotencia. Esta es la primera molécula en 20 años que parece tener algún efecto —aunque leve— contra el avance de la enfermedad. Pero la falta de datos y el proceso de aprobación del medicamento, que en el mejor de los casos llevará unos dos años si finalmente resulta eficaz, significan que hay que esperar. “No puedo estar más ilusionado, pero solo puedo pedir cautela”, resalta el médico, que colabora con las dos farmacéuticas y es portavoz de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

A menudo se habla del alzhéimer como una enfermedad familiar, porque no solo afecta a los pacientes —1,2 millones en España— sino también a sus seres queridos y cuidadores de los que dependen totalmente —juntos suman más de cinco millones—.

Hasta ahora, la búsqueda de una cura ha sido infructuosa. Los únicos fármacos aprobados atenúan algunos síntomas, pero no detienen el progreso de este mal que afecta a 50 millones de personas en todo el mundo y que aumentará su incidencia en las próximas décadas.

En el ensayo clínico de lecanemab han participado 1.795 pacientes de 14 países. Todos tenían síntomas de alzhéimer leve y en sus cerebros había acumulación de proteínas beta amiloides, una marca de la enfermedad. En este estadio los pacientes empiezan a tener fallos de memoria reciente, pero siguen siendo independientes para salir a la calle, cocinar y hacer una vida normal. Tras 18 meses de ensayo, el deterioro cognitivo de los que tomaron el fármaco fue 0,45 puntos menor en una escala de cero a 18 puntos que el de los que tomaron placebo, según las dos empresas.

La clave es si esa mejora observada desde el punto de vista estadístico se traduce en un beneficio clínico real, por ejemplo, que una persona con alzhéimer pueda seguir siendo independiente y no tenga que ingresar en una residencia. Ese 27% significa ganar ¿días, meses, años a la demencia? Es imposible saberlo con los datos que han publicado las empresas.

Las dos farmacéuticas han dicho en un comunicado que esperan desvelar más detalles a finales de noviembre y publicar todos los resultados en una revista, con la revisión de expertos independientes, una garantía esencial para la ciencia de calidad. Pero con estos datos sobre lecanemab ya van a solicitar su aprobación tanto en EE UU como en Japón y Europa, donde esperan hacerlo antes de marzo de 2023.

La escala utilizada en el estudio se basa en la percepción subjetiva de pacientes y cuidadores sobre sus capacidades mentales, un estándar habitual en el diagnóstico de la enfermedad. “Con estos datos va a ser muy difícil que un paciente o un cuidador noten la mejora”, opina David Pérez, jefe de neurología del Hospital 12 de Octubre de Madrid, quien no ha participado en el ensayo. “Los beneficios de lecanemab son menores que los del donepezilo, uno de los fármacos actuales, que reduce 0,53 puntos el deterioro cognitivo. Generalmente, para que haya una mejora real hay que lograr un cambio de 2,5 puntos”, añade el médico, que también es miembro de la SEN.

El fármaco ha causado efectos secundarios como hemorragias cerebrales al 17% de los pacientes (frente al 8,7% en el grupo placebo). Además, se administra por vía intravenosa cada 15 días. Dárselo a todos los españoles con alzhéimer leve presentaría un reto inasumible para el sistema sanitario, según varios médicos consultados. Eisai y Biogen ya están explorando la posibilidad de dar este fármaco por vía subcutánea.

Un día después del anuncio, las dos farmacéuticas tuvieron ganancias espectaculares en Bolsa. La estadounidense Biogen ahuchó casi 10.000 millones de dólares (una cantidad similar en euros), lo que casi cubrió sus pérdidas de todo este año, informa Reuters. Precisamente Biogen fue la impulsora del aducanumab, un fármaco contra el alzhéimer aprobado por la agencia del medicamento de EE.UU (FDA) a pesar de que muchos expertos alertaron de que no funciona. El medicamento, que cuesta 40.000 euros, ha sido un fracaso económico y médico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *