Qué es lo que más energía consume en una casa y cómo conseguir ahorrar

La subida de los precios de la electricidad ha hecho que cada vez más gente se pregunte qué se puede hacer para reducir el gasto y lograr pagar las facturas a finales de mes.

Hay cosas básicas como apagar la luz cada vez que se sale de una habitación. El bulo de que cuesta más estar encendiendo la lámpara de la habitación todo el tiempo es solo eso, un bulo.

Pero poca gente piensa en cosas como dónde colocar el frigorífico, el electrodoméstico que más consume de toda la casa.

A continuación te contamos los puntos clave del ahorro energético en el hogar.

Un buen aislamiento del hogar

Puede parecer una obviedad, pero tener unas ventanas que cierren correctamente o unas buenas cortinas puede hacerte ahorrar bastante en la factura de tu casa.

Hay que tener en cuenta que la climatización (calefacción + aire acondicionado) en general supone el mayor gasto en energía de los hogares.

«En un hogar medio en España, y en otros países parecidos en cuanto a desarrollo, aproximadamente el 45%-47% del consumo eléctrico se va en la climatización y la luz, sobre todo, en la climatización», explica a BBC Mundo Enrique García, de la Organización de Consumidores y Usuarios de España (OCU).

«Si la climatización es eléctrica, lo importante es tener un buen aislamiento en cuanto a la vivienda. Tener buenas cortinas y ventanas que aíslen bien y conseguir así un aislamiento adecuado de la vivienda para hacerla más eficiente desde el punto de visto energético. Esto es fundamental. Algo tan sencillo como los burletes o cintas adhesivas que favorezcan un mejor aislamiento supone un ahorro de energía».

Ajustar termostatos y cerrar puertas

De un buen aislamiento pasamos a otro básico: tener una temperatura adecuada en el interior.

Estar en pleno invierno en camiseta puede salirte tan caro como ponerte un suéter en casa en verano. Supone un derroche de energía.

La clave está en ajustar los termostatos de calefacción y aire acondicionado.

«La temperatura de confort no debe superar en invierno los 23 ºC. Una temperatura entre 21 y 23 ºC es una temperatura adecuada. Cada grado puede suponer un incremento, dependiendo del equipamiento de cada casa, de entre un 7 y un 10%, más cerca del 7%», detalla el experto.

Asimismo, cerrar las puertas de las habitaciones puede ayudarte a reducir el precio de tu factura.

Si se cierra la puerta de una habitación que da a un pasillo principal, y la puerta del salón, por ejemplo, también está cerrada, este hueco actúa como una cámara de aire intermedia que sirve como aislante.

Mantener las habitaciones cerradas optimiza el calor generado.

En cuanto al aire acondicionado, además de bajar las persianas y mantener cerradas las ventanas para que la casa esté lo más fresca posible, desde la OCU recomiendan encender el aire acondicionado temprano en lugar de esperar hasta que la casa esté muy caliente (cuando tendría que trabajar más).

Asimismo, recomiendan regular el aparato alrededor de 8 ºCmenos que la temperatura exterior.

Por ejemplo, si hace 33 ºC fuera, intenta conformarte con 25 grados, en lugar de bajar la temperatura de tu habitación a 18.

Cambiarlo de 20 grados a 24 supone un ahorro considerable, ya que por cada grado más frío (o más cálido en invierno) que regules el termostato añadirás un 10% al costo de funcionamiento del equipo.

Evitar el «consumo fantasma»

Confiesa, ¿eres de los que apaga la televisión con el control remoto? La luz luminosa roja te delata.

Poco a poco, día a día, minuto a minuto se va escapando la electricidad.

Un simple gesto como desenchufar el aparato o conectar el cable a una regleta con un botón de encendido y apagado puede suponer un ahorro considerable de electricidad al final del año.

Lo mismo sucede con las computadoras, impresoras, el cargador del celular, equipos de música, microondas y router, entre otros muchos aparatos conectados permanentemente a la red eléctrica de nuestros hogares en lo que se conoce como falso apagado.

Cuando dejes de usar un aparato, apágalo del todo, no lo dejes en modo stand by, porque, aunque mucho menos, sigue consumiendo.

Hay que tener en cuenta, además, que cuanto más antigua es la televisión, más consume.

«Supone un ahorro significativo. Hemos cifrado que el consumo fantasma puede oscilar entre el 7 y el 10% del consumo anual de un hogar», declara García.

Sustituir las bombillas

Las bombillas tradicionales consumen una cantidad excesiva de electricidad, por lo que hay que reemplazarlas por otras que sean más eficientes.

Las bombillas incandescentes halógenas, las luces fluorescentes compactas (CFL) y las luces LED consumen entre un 25% y un 80% menos de electricidad y duran de 3 a 25 veces más que las bombillas tradicionales.

Aunque son más caras, a la larga salen rentables.

Duchas cortas

Dúchate, no te bañes, e instala un cabezal de ducha que ahorre agua.

Una ducha de cinco minutos consume aproximadamente un tercio del agua de un baño.

Evidentemente, cuanta menos agua se utilice, menos energía se necesitará para calentarla y más bajas serán tus facturas de energía.

Ten los grifos en la posición de agua fría.

Este simple gesto permite ahorrar debido a que si mantenemos los grifos en agua caliente, cada vez que abramos un grifo, aunque sea dos segundos y no lleguemos a usar agua caliente, la caldera se va a encender automáticamente para calentar el agua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *